Blog C - Es > Comunicación Interna  > Visibilidad: el rol fundamental de los líderes

Visibilidad: el rol fundamental de los líderes

Hace algunas semanas publicamos un artículo en el que reflexionábamos acerca de qué implica ser un agente de la Comunicación Interna. Mencionamos que los agentes eran tres: Decisores, Transmisores y Gestores.

En esta oportunidad, y tal como prometimos, estaremos ampliando este concepto, detallando una (de entre algunas otras, en las que ahondaremos más adelante) de las responsabilidades que debería tener el Decisor ideal en términos de Comunicación Interna. Es decir, las características con las que es necesario contar para llegar a ser un superagente. 😉

Primero lo primero; ¿quiénes son los Decisores?

Los Decisores son quienes se encuentran en la cima de la pirámide organizacional. Se trata, en otras palabras, de los líderes. Quienes forman parte de este grupo no serán quienes ejecuten las directrices comunicaciones, sino más bien quienes las definan. Y en términos de comunicación, son distintas las acciones que se esperan de ellos.

Su responsabilidad primera es tener visibilidad. Como mencionamos, por supuesto que esta no es su único rol en el proceso comunicacional, pero sí lo mencionamos antes que ninguno porque nos parece fundamental.

El hecho de lograr la visibilidad es una tarea que habitualmente llevan adelante de manera descendente, en lo que muchos llaman “cascada”. Sin embargo, y si bien la comunicación en cascada existe y es efectiva, creemos firmemente que lograr la visibilidad se trata más de un circuito comunicacional que de un proceso meramente descendente. Estar visible para los colaboradores no es solo salir a comunicar hacia abajo, sino que también implica mantenerse cerca, es en cierta forma “abrirles las puertas”, habilitar la escucha, estar presente.

Una vez aclarado ese punto, ahora sí, hablaremos de la visibilidad “hacia abajo”. El hecho de ser visible a la hora de salir a comunicar (ya sea por escrito o presencialmente) genera otro impacto, marca prioridades, orienta. El CEO en una empresa habla pocas veces, pero cuando lo hace es sobre los temas verdaderamente relevantes, comunica aquello que espera y con lo que se compromete. Evidentemente, su comunicación “oficial” no se dará todos los días y todo el tiempo. Para esto último es valioso el asesoramiento del área de Comunicación Interna.

Así, este área puede y debe colaborar con su soporte, asesorando a los Decisores. Desde el equipo de comunicaciones se aportarán las definiciones necesarias, pensadas estratégicamente, acerca de cuándo es conveniente buscar esta visibilidad (los criterios necesarios para “aparecer”, el porqué es requerida la palabra del líder, en qué ocasiones es fundamental, en cuáles no tanto…). Luego será cuestión de definir también cómo (por qué vehículos, en qué tono -no siempre una comunicación desde arriba debe ser seria-) y dónde (¿desde Casa Central para todas las locaciones? ¿Será necesario que viaje a las sucursales?).

Como siempre decimos, es muy importante que el comunicador interno sea la mano derecha del CEO. No solo para conocer el rumbo de la empresa (para luego poder comunicarlo), sino también, como vimos, para saber asesorarlo en sus propias comunicaciones, permitiendo así que logre llevar adelante sus responsabilidades comunicacionales lo más adecuadamente posible.