Blog C - Es > Comunicación Interna  > #EntrevistaCI: Arnau Cillero García

#EntrevistaCI: Arnau Cillero García

Arnau Cillero García es director de Comunicación Interna en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), y muy amablemente nos ha compartido sus pensamientos, aciertos, consejos y experiencias gestionando la Comunicación Interna en esta Entrevista CI.

 

¿Cómo has llegado a dónde te encuentras hoy?

Hace muchos años que trabajo en la UOC (18). De hecho, creo que este es uno de los puntos fuertes que debe tener la persona que se encargue de la comunicación interna en una empresa. Haber pasado por distintos departamentos y edificios es un plus. Es la única forma de conocer a fondo la cultura de la organización y sus inercias, más allá de la estructura organizativa y lo que te puedan explicar cuando te incorporas. Además, aunque cada vez es más difícil por la dispersión geográfica y el volumen de la empresa, es también una buena forma de conocer a las personas que allí trabajan y saber identificar las cosas que les preocupan y las que los motivan.

Desde enero de 2007 me ocupo de liderar el equipo de Comunicación interna en la UOC. En concreto, coordino la gestión de los canales internos y las estrategias de comunicación digitales y también de la planificación de la difusión de los proyectos prioritarios de la institución haciendo un planteamiento comunicativo global de manera que impacte internamente.

¿Percibes algún cambio en la CI de tu empresa desde que comenzaste en el puesto hasta hoy?

Sí, aunque no debería decirlo yo, ¿no? [risas]

Hemos pasado en 8 años de trabajar en acciones puntuales y poco coordinadas (a partir de la demanda de determinados equipos y muy vinculadas a transmitir sólo información) a hacerlo de forma sistemática; vinculando todo lo que hacemos a la estrategia de la institución, midiendo el impacto generado y contribuyendo al buen hacer y a la satisfacción general de los trabajadores.

¿Por qué es importante la Comunicación Interna en tu empresa?

El plan de comunicación interna que trazamos cada año para la UOC es una hoja de ruta táctica, una guía para la actuación y un conjunto de acciones concretas a realizar en el tiempo, alineadas con la estrategia de la institución. Tiene como finalidad mejorar la alineación de los diferentes ámbitos y componentes de la UOC con sus objetivos generales, su misión y la visión de futuro. Trabajamos a partir de los valores y los objetivos anuales para contribuir a transmitirlos y a que los trabajadores se los hagan suyos.

¿Cuáles son las distinciones y herramientas clave que todo comunicador interno debe tener?

¿Distinciones? Pienso que es importante que haya una estructura organizativa detrás del director o responsable de comunicación interna. No podemos vivir del voluntarismo. Hay que poner en valor el trabajo que se hace en este campo y, sobretodo, que la dirección y los cargos intermedios lo conozcan y lo valoren.

En relación a las herramientas, aquí no puedo entrar. A día de hoy, hay infinidad y muchas de software libre, además cada empresa apuesta un poco por las suyas. Esa no es una limitación. Lo que lo nos limita es no tener estrategia y unos objetivos claros.

¿Cuáles son los aliados más importantes de un comunicador interno?

Evidentemente, el director general de la empresa. Sin su complicidad no hay nada que hacer. En nuestro caso, el rector y el gerente. Si la cúpula directiva confía en la comunicación interna y en lo que puede hacer para la empresa todo es mucho más fácil, y no hablo del presupuesto disponible para el departamento.

¿Cuál es el desafío mayor de un comunicador interno?

Para mi es poder mostrar con cifras concretas lo conseguido. Demostrar la utilidad y necesidad de trabajar comunicativamente todos los proyectos para conseguir las metas fijadas. Es indudable que lo que hacemos contribuye a la satisfacción de los trabajadores y, por tanto, a que la empresa consiga los objetivos estratégicos que se fije, pero ¿en qué porcentaje contribuimos? Eso es lo más difícil de saber. Sin caer en la obsesión de medirlo todo, está claro. Al final, estamos sumando en el capítulo de intangibles, pero de ninguna forma somos un centro de coste, somos un centro de inversión.

¿Por dónde se debe empezar a hacer Comunicación Interna?

Ante todo, si volviera a empezar pactaría claramente con la dirección qué es lo que se espera de nosotros, pondría límites e indicadores para poder evaluar a corto, medio y largo plazo todo lo que hagamos. Dicho esto, el siguiente paso sería hacer una auditoría interna para analizar cómo es esa institución, conocer las personas que allí trabajan e identificar las necesidades a partir de los flujos de comunicación existentes (los formales y los informales). De la auditoría, necesariamente externa pero con nuestro acompañamiento, tiene que salir un plan de trabajo que marque las líneas y las acciones que se consideren prioritarias. El resto, se revisará anualmente, de acuerdo con la estrategia, los resultados y los retos que puedan surgir.

¿Qué consejo le darías a alguien que recién comienza a trabajar en CI?

Que no lo haga por dinero, jajaja. Que le apasione la comunicación, que tenga ganas de hablar con la gente… Que pregunte, que escuche, que observe… y, sobre todo, que intente dar respuesta a todos, empezando por la dirección, pero no sólo. En definitiva, que crea en lo que hace y que sea imaginativo para poder conseguirlo. También que mire afuera y conozca lo que hacen otras empresas en esta materia, especialmente las prácticas que no salen del todo bien y analice el porqué. Al final, si nosotros no estamos convencidos de lo que hacemos ¿cómo vamos a convencer a los otros?

Cuéntanos un logro que hayas obtenido o un desafío que hayas superado.

Muchos, pequeños y grandes. Al principio, sobrevivir sólo ante el peligro. A día de hoy, gestionando un equipo de tres profesionales en un día a día frenético pero apasionante. Al final, el principal desafío es trabajar y trabajar para poder ganar credibilidad dentro y fuera de la institución. Es una carrera de obstáculos pero si la corres con honestidad, rigor y ganas, la gente lo valora. No somos superhombres ni supermujeres, hacemos lo que podemos pero con un fin: que la gente se sienta a gusto dónde trabaja y que tenga la información y herramientas que necesita para poder hacerlo de la mejor forma posible. No es tan complicado, ¿no?