Blog C - Es > Entrevistas  > #CI en zapatillas: Alejandro Formanchuk
Alejandro Formanchuk conversa sobre Comunicación Interna con nosotros

#CI en zapatillas: Alejandro Formanchuk

Después de un largo día de trabajo y de reuniones, ¿hay algo mejor que cambiar los zapatos por un calzado cómodo? Eso es lo que le ofrecimos hoy a Alejandro Formanchuk, director de Formanchuk y Asociados, para poder hablar descontracturadamente y sin formalidades acerca de eso que tanto le -nos- apasiona; el mundo de la Comunicación Interna.

Gracias amigos de Argentina por volver a prestarnos la sección, que ya de a poco vamos haciendo nuestra. ¡Todos son bienvenidos de participar! Solo debéis enviar un correo a info@vectorc.com con vuestro nombre, empresa, puesto, antigüedad y las respuestas.

Muchas gracias también a ti Alejandro por tu buena onda para participar de este ping pong de la CI.
Con vosotros, sus respuestas.

¿El medio es el mensaje?

El medio es el masaje.

¿Una imagen vale más que mil palabras?

Sí, y una acción vale más que mil imágenes.

¿Cuál es el desafío del comunicador interno?

Que nos crean, nos respeten y nos quieran.

¿Qué es lo más importante en la Comunicación Interna?

Que la gente crea en el mensaje.

¿Qué consejo le darías a alguien que recién empieza a trabajar en Comunicación Interna?

Le diría que evangelice muchísimo, que siembre muchísimo y que tenga paciencia.

¿En qué otra área te hubiera gustado trabajar si no fuera Comunicación Interna?

Hubiera sido arquitecto, porque me gusta la proyección de los espacios.

¿Una frase de menos de 140 caracteres que se te ocurra en este momento?

La Comunicación es la cultura en movimiento.

“Lo más importante de la Comunicación es escuchar lo que no se dice”. ¿Qué piensas?

Sí, me gusta. Y también pienso que es importante poder entender lo que el otro quiso decir.

Ping pong final: Por favor, elige una (¡o más!) de las siguientes preguntas y contéstala.

¿Mate -por ser argentino suponemos la respuesta-, té o café? Mate.

¿Frase de cabecera? “Todo es imposible hasta que alguien lo hace”.

¿Madrugar o trasnochar? Cuando era más joven, trasnochar. Ahora madrugar.

¿Un superhéroe? Spiderman.

¿Una cábala? Antes de subirme a los aviones toco el avión.