Blog C - Es > Entrevistas  > #CaféConAmigos: Angélica Del Carpio
Coaching, liderazgo y comunicación interna

#CaféConAmigos: Angélica Del Carpio

Hacía bastante tiempo que no lo hacíamos, pero el invierno nos encuentra nuevamente reunidas en torno a una mesa de café. En esta oportunidad, frente a mí se encuentra Angélica Del Carpio sentada en la mesa. Ella es CEO y Country Manager de España y Perú de Altus Grotwh Partners, empresa dedicada al coaching organizacional y para el liderazgo.
Escogemos un capuchino cada una. Sin embargo, nuestra orden llega errada; dos cafés con leche. La camarera se disculpa y alega que están pasando por un proceso de adaptación (en su defensa, la cafetería abrió hace tan solo tres días). Volvió con nuestros capuchinos en unos pocos minutos, mientras tanto nos pusimos a pensar en todos los ajustes y desajustes que se generan en cualquier proceso de cambio. 
Tú eres coach, así que algo del tema entiendes… ¿por qué se tarda siempre tanto adaptarse? ¿Por qué hay tantos errores al principio? ¿Falla la comunicación?

El cambio no se consigue explicándolo muy bien o creándote una buena predisposición. Estamos hablando de nuevos hábitos y esto es un proceso profundo que no ocurre en la comunicación. 

¿A qué te refieres con que el proceso “no ocurre en la comunicación”?

A que la comunicación lo cuenta, lo difunde, lo formaliza, pero no lo crea, no lo produce. Todo lo referente a la comunicación es posterior. La comunicación es una herramienta, primero tienes que saber para qué la quieres, qué quieres conseguir con ella, entonces se convierte en un aliado muy poderoso. Tuve la oportunidad de estar en un proyecto de la ONU, en desnutrición infantil. Esta experiencia me enseñó que la comunicación no puede producir el cambio profundo al que yo aspiraba. La comunicación es poderosa, sí, puede crear conciencia, puede amplificar y conectar, pero otra cosa es el cambio.

¿Y cómo se relaciona el coaching con el cambio?

El coaching “despierta”, permite crear conciencia, producir aprendizaje y acompañar a conseguir tu situación ideal de forma extraordinaria. En Altus somos expertos en entrenar a los CEOS, los equipos directivos y managers de las organizaciones a crear futuros relevantes y sostenibles para toda la organización. El Liderazgo Generativo es una disciplina y un entrenamiento en la práctica real – “learning by doing” – de habilidades que entienden al líder como un SELPH (un ser somático, emocional, lingüístico, con hábitos e historia) así es que revisa la manera de mirar el mundo, que puede limitarnos, en la organización en particular. La idea de conseguir solamente resultados de negocio no genera más valor y esto hace que perdamos de vista a las personas, que son quienes realmente generan ese valor.

¿Es posible que esto se deba a que a veces los líderes tengan mucho conocimiento sobre un tema, pero carezcan de habilidades para manejar equipos?

Los problemas en general tienen que ver con varias cosas. De entrada, que hemos sido educados como “solo players“. Somos individualistas y trabajar con otros es muy complicado, porque hay que aceptar e incluir las ideas de otros y entender sus “porqués”. Sin embargo, en una organización solo cuando formas equipos en lugar de “gente trabajando junta”, los resultados, el bienestar y la satisfacción son expansivos y esta es la base de la sostenibilidad.

Y a esto hay que sumarle la presión de que el líder “debe saber todo”… 

Sí. La exigencia y evaluación son cruces con las que se lo ponen más difícil aún. Les cuesta abrirse al aprendizaje porque “ya deberían saber” y si no, se sienten inseguros. Por tanto, lo que buscan durante el coaching es alinear a sus equipos, crear relaciones que funcionen y sean productivas, y luego descubren que se trata de nuevas herramientas que van más allá de las técnicas de acción y performance o incluso de management y que ellos también necesitan revisar su propio liderazgo, necesitan encontrar su propio bienestar para poder sostener la organización. 

¿Algo así como “conócete a ti mismo”?

Exacto. Los líderes necesitan conectar con ellos mismos primero y luego con los otros. Deben aprender a abrir un horizonte de posibilidades y empoderarse, a tener una visión inclusiva y creer en las personas, porque un líder debe tener seguidores y no solo una jerarquía, debe tener un sentido y no solo objetivos de negocio.

Mencionabas que la comunicación viene después de entender esto. Sin embargo, que los líderes pasen por estos procesos seguramente tenga un impacto inmediato en la Comunicación Interna del equipo o de la organización.

Las relaciones humanas son muy complejas, la falta de claridad sobre lo que se quiere lograr o a dónde se va y por qué, genera inseguridad y conflictos. La consecuencia son los rumores. Y todo junto afecta en los resultados de negocio. El liderazgo es fundamental para crear una red de relaciones sanas, por una claridad en la visión y una capacidad de sostenerla creando confianza y compromisos para la acción en favor de unos resultados que beneficien a todos. Pero ser líder no es fácil y saber liderar tampoco. El autoconocimiento y la capacidad de manejar y desarrollar habilidades “soft“, como les llaman, se ha convertido en el “hard” de las organizaciones. Por otro lado, la Comunicación Interna por sí misma no puede solucionar los problemas de base, que dieron lugar a la comunicación “tóxica”, derivada de una falta de liderazgo, de visión, de compromiso, de confianza, etc. Una buena estrategia e implementación de Comunicación Interna potencia, amplifica, implementa un flujo de información que cuida las relaciones y la eficiencia, en base a una organización con directrices, estrategias, políticas claras. Así el coaching, el Liderazgo Generativo -que es mucho más amplio y profundo- y la Comunicación Interna se apalancan mutuamente y se potencian. Son un gran tándem. 

¿Por qué dices que el Liderazgo Generativo es más profundo? 

Porque aporta lo que llamamos “distinciones” clave que nos permiten observar lo que no está funcionando en el sistema. Años de estudio para detectar estas distinciones y el entrenamiento en la observación nos dan una manera muy fina y precisa detectar y resolver los desajustes del sistema. Desde la complejidad tenemos una cierta simplicidad y por ello nuestras intervenciones son muy efectivas. La Comunicación Interna forma parte de lo que observamos en el sistema. De hecho, algunas veces la CI es lo que está fallando. Pero en la mayoría de los casos la CI nos sirve de indicador y nos permite detectar irregularidades. Otra vez, es una gran aliada que nos avisa que es necesario ir más profundo a mirar lo que está pasando en el sistema.

Todo suena superinteresante y muy relacionado con nuestra forma de entender y trabajar nuestra disciplina. Bueno, tú lo sabes bien, si nos conocimos en las oficinas de un cliente en común. Lo anterior incluso nos hace pensar que el proceso de coaching no debería ser solo para los líderes, sino para todo el mundo, personas y equipos a lo largo de la pirámide organizacional…

¡Es que el coaching es para todo el mundo! Sería maravilloso que pudiéramos tener todos un coach de cabecera, más allá de las organizaciones, en la vida. Es autoconocimiento, te abre la posibilidad de convertirte en la mejor versión de ti mismo, te permite atravesar tus límites, conseguir resultados más allá de los previsible. En las organizaciones es imprescindible en puestos clave: líderes y managers. Y con el coaching de equipos, por su impacto en toda la organización y con nuestra disciplina de LG, la base de un buen liderazgo está garantizada para generar el futuro que todos quieren, engagement real y un funcionamiento sano, rentable y satisfactorio, esto es formidable.

Ojalá que la encargada de la cafetería haya escuchado parte de esta charla, ¿no crees? Podemos pedir un segundo café para probar, me sumo yo también. ¿Cómo va el resto de tus cosas?…