Blog C - Es > Comunicación Interna  > ¡Bienvenido, 2017!

¡Bienvenido, 2017!

El 2016 ha sido un año verdaderamente especial para nosotros ya que por primera vez desembarcamos en España. Tras mucho pensarlo, decidimos dar el gran paso luego de una larga experiencia gestionando la Comunicación Interna en distintos países de América Latina. Y ahora, con un pie en ambos continentes, estamos convencidos de que no nos para nadie. De que la Comunicación Interna seguirá su rumbo ascendente. Y de que queremos quedarnos en España, porque ya nos enamoró su gente, su cultura, sus paisajes –y su comida, para qué mentir-.

Pero el 2017 será aún más especial que el 2016, porque es el año en el que esperamos echar raíces aquí. Es el momento y el lugar para seguir ampliando la disciplina entre las empresas españolas. No es tarea fácil, pero el camino ya está marcado por el excelente trabajo de muchos profesionales que vienen haciendo crecer la CI en esta región. Nosotros tan solo vinimos a aportar nuestro granito de arena.

Por eso, aprovechamos este inicio de año para invocar al dios de los comienzos. Cuenta la leyenda que Enero –January, Janeiro, en otras lenguas- viene de Jano, el dios romano de las dos caras. Una, que mira hacia atrás, al pasado, a lo que se fue. La otra, que mira hacia adelante, al futuro, a lo que vendrá. Una cara lampiña, inexperimentada. La otra barbuda, sabia. Es por eso que lo llaman el dios de los comienzos y de los finales.

En Vector C creemos que es imposible estar donde estamos sin haber atravesado todo lo que dejamos atrás. Sin haber cerrado algunas puertas y abierto algunas otras. Sin haber tomado las oportunidades que se nos ofrecieron durante los años anteriores no podríamos ser lo que somos hoy. El futuro está directamente asociado al pasado y al presente. Lo mismo sucede con la evolución en la Comunicación Interna.

Y si bien es el final de un año que ya se ha ido, es tiempo del comienzo de otro lleno de sorpresas por venir. Hoy estamos parados frente a 365 posibles desafíos, oportunidades, promesas, proyectos, alegrías (y esperamos que no tantos dolores de cabeza). Te miramos con nuestra mejor cara, 2017. Eres muy bienvenido.